La Iglesia muere en su cruz

26 enero, 2010 fjtoledo

¡Oh Padre eterno!, en reparación por ese odio que, de forma culpable, los hombres han consentido en sus corazones hacia lo que venía de Vos, os ofrecemos los padecimientos de vuestro divino Hijo, nuestro Señor Jesucristo, en el momento en que, clavado en la cruz y elevado en alto, sufre larga agonía y muerte, y, junto a estos sus divinos sufrimientos, os coofrecemos los padecimientos de los miembros de su cuerpo místico, la Iglesia, que a lo largo de los siglos, imitaron a su Maestro con perfección en sus propios martirios.

¡Oh sacratísimo Corazón de Jesús!, os pedimos perdón y desagraviamos porque es ese odio a Dios, el de entonces y el de ahora, el que de forma cruel se manifiesta en el centro de la historia … es el momento en que nuestro Señor sacrifica su cuerpo expirando en su cruz… ¡Oh Señor … perdonad a vuestro pueblo, Señor ¡perdón, perdón, perdón!,

y a vos también ¡oh Virgen Dolorosa!, también perdón, pues este es el momento en que la espada profetizada por Simeón traspasa vuestro Inmaculado Corazón!

Anuncios

Entry Filed under: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to comments via RSS Feed

Buscar

Autor

Derecho a vivir

Derecho a vivir

Blogroll

Archivos

No quito el crucifijo

Crucifijo

Libertad 2.0

Libertad 2.0

Es mi vida

 Es mi vida
 
A %d blogueros les gusta esto: