La Iglesia flagelada

21 enero, 2010 fjtoledo

¡Oh Padre Eterno!, en reparación por nuestros horribles pecados de malas palabras, malos pensamientos y malos sentimientos, os ofrecemos los padecimientos de vuestro Divino Hijo, nuestro Señor Jesucristo, en el paso de la flagelación, y en unión a estos sus divinos sufrimientos, os coofrecemos los de aquellos miembros de su cuerpo místico, la Iglesia, que a lo largo de los siglos, y por ser fieles al evangelio, han recibido malos tratos de hombres ateos e impíos.

¡Oh Sacratísimo Corazón de Jesús!, os pedimos perdón y desagraviamos porque son nuestros pecados de malas palabras, malos pensamientos y malos sentimientos, esos azotes que se descargan sobre el cuerpo de nuestro Señor, la Iglesia, hasta reducirlo a una sola llaga, desde la cabeza a los pies. ¡Oh mi Señor, perdón, Señor, perdón!.

Perdón también a vos, ¡oh Madre afligida! ¡oh corazón virginal desgarrado por las heridas de vuestro Hijo y su cuerpo místico la Iglesia, perdón Virgen Dolorosa, perdón!.

Anuncios

Entry Filed under: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to comments via RSS Feed

Buscar

Autor

Derecho a vivir

Derecho a vivir

Blogroll

Archivos

No quito el crucifijo

Crucifijo

Libertad 2.0

Libertad 2.0

Es mi vida

 Es mi vida
 
A %d blogueros les gusta esto: